Category: Estrellas


Tercera constelación zodiacal que debe su nombre a la evocación de los gemelos mitológicos Cástor y Pollux.   La asociación de las dos estrellas más brillantes de Gemini con una pareja terrenal ha sido prácticamente universal. En Egipto, eran dos brotes vegetales y en la cultura fenicia se las asociaba con un par de cabras. El prototipo mesopotámico de los clásicos gemelos los muestra como dos muchachos desnudos. En una de las interpretaciones romanas de la constelación, los gemelos se asocian con Rómulo y Remo, los legendarios fundadores de Roma y para lo árabes eran pavos. Constelación de Geminis

En la mitología griega, los gemelos son Cástor y Polideuco (Pólux para los romanos). Nacieron de un huevo que puso Leda, la reina de Esparta, después de haber copulado con Zeus convertido en cisne. Cástor, el mortal, era hijo del rey Tíndaro; el inmortal Polideuco era hijo de Zeus.

Los gemelos viajaron al país gobernado por Idas y Linceo. Idas asesinó a Cástor con una lanza, a los que Polideuco, a pesar de sus heridas, respondió matando a Linceo. Zeus intervino y mató a Idas. Polideuco rechazó su condición de inmortal si no podía compartirla con Cástor.

Zeus permitió que los gemelos alternaran sus días entre el reino de los dioses y el infierno.Poseidón (Neptuno) convirtió a los gemelos en protectores de los marinos; ambos habían formado parte de la tripulación de los argonautas que Jasón enroló para que lo ayudaran a recuperar el Vellocino de Oro. Por esta razón, las estrellas Cástor y Pollux se encuentran a mucha altura por encima del mástil de Argo Navis formadas por las constelaciones de Vela, Carina y Puppis.

El origen de la representación como pájaro de estas estrellas es griego. Se cree que la figura original de la tradición mesopotámica había llevado el nombre de Urakhga, prototipo del árabe Rukh, más conocido en occidente como el gran “Roc”, un personaje de ficción inspirado en los mercaderes de Bagdad, del cuento de Simbad el Marino, contenido en las Mil y Una Noches.

En su segundo viaje, Simbad encontró un huevo de roc cuyo diámetro era de 50 pasos. Cuando el roc padre llegó al lugar donde se hallaba el huevo, Simbad se agarró de sus garras y el pájaro lo transportó volando hasta el valle de los diamantes, desde donde pudo volver a casa con un gran tesoro como botín.

Existen diferentes mitos griegos que hablan de hombres jóvenes convertidos en cisnes. Sin embargo, la historia más conocida y destacable es la de Leda, esposa del rey Tíndaro. Leda compartía su lecho con Zeus, quien había adoptado la forma de un cisne para sus encuentros amorosos; como consecuencia, Leda gestó dos huevos. Del primero nació Elena de Troya y del segundo nacieron los Dioscuros (“hijos de dios”) Cástor y Polideuco Pólux. Ambas estrellas de la constelación de Gemini.

Cygnus cubre una zona del cielo muy grande y está comprendida si se observa el gráfico en una zona cuadrada. Se trata de una constelación boreal que cruza el paralelo +40º observable durante los meses de primavera, verano y parte del otoño en el hemisferio norte y en el austral durante el invierno muy bajo sobre el horizonte.  Limita al norte con Cepheus y Draco, al este con Lyra, al sur con Vulpecula y Pegasus y al oeste con Lacerta. Además cruza el ecuador de la Vía Láctea por lo que se trata de una riquísima en estrellas brillantes, cúmulos estelares estrellas variables y nebulosas bellísimas, además de aglomeraciones de novae y supernovae.  Se caracteriza por su forma de cruz denominándose a veces, cruz del norte, destancando su estrella más brillante Deneb, blanca y supergigante

Auriga ha tenido muchas figuras mitológicas en función de las civilizaciones; para los asirios   veían en ella un carro de guerra, los griegos en cambio veían a una cuádriga inventada por Erictonio o Erictonios, héroe ateniense que se suponía había nacido de la Tierra. Según una leyenda ática se vincula a Erictonio con la diosa Atenea, según parece el héroe había sido engendrado por la Tierra a partir del semen que dejara caer sobre ella el dios Hefesto; podemos considerar el semen como la Vía Láctea que cruza la constelación de Auriga; mientras trataba de unirse a Atenea por la fuerza. Cuando nació, Atenea lo puso en una cesta que entregó tapada a las hijas de Cécrope, Erictonio se casó con la ninfa Praxitea de la que tuvo un hijo, Pandión que le sucedió en el trono de Atenas; también instituyó en la ciudad el culto de Atenea, creando en honor de la diosa la festividad de las Panateneas, y que durante su reinado los atenienses empezaron a utilizar la moneda, además se le atribuye la invención de la cuadriga y se vio su figura inmortalizada en la constelación de Auriga. Ahora bien, realmente la figura mitológica que ha perdurado aunque se desconozca su origen es la de una representación híbrida, una figura humana que tiene una cabra en los brazos. En algunas cartas celestes de Hevelius, se incluyen también las cabritas recién nacidas, cuya relación se pierde en la fantasía. En los mapas realizados a principios del siglo XIX, a la figura del cochero la seguía por el este la de un catalejo de espejo en el que se podía reconocer, por su montura, uno de los típicos ejemplares que había construido Willian Herschel. Bode lo quiso poner en recuerdo del reciente descubrijiento del planeta Urano en 1781, ne homejane al famoso astrónomo que lo había realizado.El telescopio de Herschel, como Bode denominó el asterismo, incluye solamente un pequeño número de estrellas muy débiles, esparcidas al norte de la constelación de Lynx o Lince y al sur de Gemini o Gemelos.

En la mitología griega Perseo o Perseus era el héroe que acabó con la gorgona Medusa; era hijo de Zeus, padre de los dioses, y de Dánae, hija de Acrisio, rey de Argos. Advertido de que sería asesinado por su nieto, Acrisio encerró a madre e hijo en un cofre y allí los arrojó al mar.

La corriente los arrastró hasta la isla de Sérifos, donde fueron rescatados y allí Perseo alcanzó la madurez. Polidectes, rey de Sérifos, se enamoró de Dánae y, temiendo que Perseo pudiera interferir en sus planes, lo envió en busca de la cabeza de Medusa, un monstruo cuya mirada convertía a los hombres en piedra. Ayudado por Hermes, mensajero de los dioses,Perseo emprendió su camino en busca de las grayas, tres viejas brujas que compartían un solo ojo.

Perseo se lo quitó y se negó a devolverlo mientras no le diesen instrucciones para alcanzar a las ninfas del norte. De las ninfas obtuvo sandalias aladas, un zurrón mágico que guardaba todo lo que se pusiese en él y un casco que lo volvía invisible. Equipado con una espada fabricada por Hermes, la cual no podía doblarse ni romperse nunca, y un escudo que le dio la diosa Atenea, que lo protegería de ser convertido en piedra, Perseo encontró a Medusa y la mató. Invisible gracias al casco, fue capaz de escapar a la furia de sus hermanas y con la cabeza de la Medusa en el zurrón volvió volando con sus sandalias aladas a casa.

Al pasar por Etiopía, rescató a la princesa Andrómeda cuando estaban a punto de sacrificarla a un monstruo marino y la llevó consigo como su mujer. En Sérifos liberó a su madre de los acosos de Polidectes usando la cabeza de Medusa para convertir al rey y a sus acólitos en piedra. Todos volvieron a Grecia, donde Perseo mató accidentalmente a su abuelo Acrisio con un disco en unos juegos fúnebres en Larisa, con lo que se cumplió la profecía. Según una leyenda, Perseo fue a Asia, donde su hijo Perses gobernó a los persas, cuyo nombre proviene de él.

Andrómeda es hija de Cefeo, rey de Etiopía, y de Cassiopea o Casíope. Su madre se jactó un día de ser más hermosa que todas las Nereidas, por lo que Posidón, ofendido, inundó el país y envió un monstruo. Consultado el oráculo de Ammón, anunció que la única solución era exponer a Andrómeda al monstruo, por lo que fue atada a una roca en la costa. En este punto llegó Perseo, que regresaba de matar a la Gorgona, y al momento se enamoró de ella.  Acordó con Cefeo que, si mataba al monstruo, le concedería la mano de Andrómeda, y ambos realizaron su parte en el pacto. Se opuso sin embargo Fineo, tío y prometido de Andrómeda, y atacó con sus hombres a Perseo, pero el héroe les rechazó fácilmente, pues, dejando ver  a sus enemigos la cabeza de la Gorgona, los convirtió en piedras.

Vivió con Perseo en Tirinto dándole varios hijos: Alceo, Méstor, Heleo, Electrión, Esténelo, Perses, de quien decían descender los Persas y una hija, Gorgófone. Cuenta Eurípides en sus Andrómeda que, a su muerte, la heroína fue convertida en una preciosa constelación.

Andrómeda es una constelación que se halla al sur del ecuador de nuestra galaxia, por tanto al sur de la Vía Láctea; limita al norte con las ricas constelaciones de Cassiopea y Perseus que se hallan en el ecuador de nuestra galaxia; al este con la constelación de Lacerta, al sur con Pegasus, Piscis y Triangulum y al oeste con Perseus. Andrómeda se caracteriza por observarse cúmulos estelares al norte de la constelación, las zonas más ricas desde el punto de vista estelar, y a medida que nos adentramos hacia el sur observamos la disminución de densidad estelar y la aparición de las primeras galaxias.

 

Según la leyenda más conocida, Cassiopea, también llamada Casiepea o Casíope, fue la esposa de Cefeo o Cepheus, rey de los Etíopes.

De este matrimonio nació Andrómeda, quien fue conducida por sus padres al sacrificio para aplacar a un monstruo marino enviado por Poseidón con la intención de vengar la ofensa que Casiopea había inferido a las diosas del mar, al afirmar que era más hermosa que ellas. 

La constelación de Cassiopea se halla en el hemisferio norte,  cruza el paralelo 60º de latitud norte, por tanto, es visible durante casi todo el año en el hemisferio norte con su característica forma de W o E en función de la hora en que la observemos.En cambio, para los habitantes del hemisferio sur se trata de una constelación difícil de localizar y visible únicamente durante los meses primaverales. Su localización resulta fácil ya que se halla en la zona diametralmente opuesta a la Osa Mayor con respecto a la Polar.

En una de las historias, Draco representa al dragón que mató a los hombres de Cadmo, enviados a la fuente de Ares a buscar agua. Cadmo mató al dragón y sembró sus dientes en la tierra. De los dientes brotaron hombres armados, “los hombres sembrados” o espartas, ancestros de los tebanos.

En otra de las versiones, Draco es el dragón Ladón, muerto por Heracles. Cuando Heracles estaba sujeto a su voto de obedecer las órdenes de Euristeo, se le encargó que robara las manzanas de oro del árbol que Gea, la diosa Tierra, había regalado a Hera cuando ésta desposó a Zeus. Las Hespérides, hijas del titán Atlas, habían cultivado el árbol, y el dragón Ladón, siempre vigilante, lo custodiaba. Nereo, el viejo sabio del mar, advirtió a Heracles que no debía tomar las manzanas él mismo, sino que debería buscar la ayuda del titán Atlas. Heracles disparó una flecha al interior del jardín que mató al dragón y, de este modo, le abrió paso a Atlas, que pudo tomar las manzanas. Airada por la muerte del dragón, Hera colocó la imagen de Draco en el firmamento.

Otra imagen griega para Draco es la del dragón que combatió al lado de los titanes cuando luchaban contra los moradores del Olimpo. Al cabo de diez años de batalla, el dragón se enfrentó a la diosa Atenea, (Minerva). La diosa tomó a la bestia por la cola y la lanzó al cielo. Mientras volaba por los aires, se le hicieron nudos en el cuerpo y quedó atrapada alrededor del polo norte celeste, donde el aire era tan frío que el dragón se congeló y no pudo escapar de su posición circumpolar.

Aún recuerdo el primer campamento en que tumbada sobre una toalla asistía a mi primer taller de estrellas, para lo que nunca hayan asistido a uno, explicaré en que consiste, por la noche tumbado bajo el cielo ( a ser posible alejados de la contaminación lumínica) se cuentan las leyendas que acompañan a las constelaciones, la primera leyenda que aprendí fue esta: la de la Osa Mayor

Dice la mitología griega que el gran dios Zeus se encaprichó con la ninfa Callisto de la diosa Diana, de la cual se disfrazó Zeus para acercarse a la ninfa hasta conseguir hacer el amor con ella. Como Callisto quedó embarazada y Diana se dio cuenta de lo acontecido cuando tomaba un baño con todas sus ninfas, la apartó de sí. Hera, la esposa de Zeus escuchó que Callisto había parido a su hijo Arkas, por lo que en un ataque de celos, la convirtió en un oso.

Años después, Arkas encontró un oso al que, por miedo, intentó matar. Zeus, sabiendo que se trataba de madre e hijo, los tomó y colocó entre las estrellas como dos resplandecientes y vecinas constelaciones. Hera, enfadada por esto, se sumergió en el océano en busca de Thethys y Oceanos, a los que contó la historia y pidió un favor : que el oso (la constelación Ursa Major) nunca tocara el agua. Por eso, según la mitología, el Gran Oso nunca toca el horizonte. (Metamorfosis, libro II, de Ovidio).

Manetes Bones

El mundo hecho por tus manos. DIY, manualidades, decoración, bricolaje, lámparas, trapillo, lana, bolsos, fofuchas...

bajohistoria

De bajos y bajistas...

IDK-blog

"En tiempos de cambio, quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe" (Eric Hoffer)

equilikua

Recursos para el ocio y tiempo libre

Es's Blog

Just another WordPress.com weblog

buscando a frodo

El cambio es lo único permanente y la incerteza la única certeza | Zygmunt Bauman

Mariposarevoltosa

Huellas de mi paso por esta tierra

CAMINANTE NO HAY CAMINO

Un blog escrito por Juan Morata.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.