Archive for diciembre, 2014


Érase una vez una hermosa princesa llamada Momo, que vestía de seda y terciopelo y vivía muy por encima del mundo, sobre la cima de una montaña, cubierta de nieve, en un castillo de cristal. Tenía todo lo que se puede desear, no comía más que los manjares más finos y no bebía más que el vino más dulce. Dormía sobre almohadas de seda y se sentaba en sillas de marfil. Lo tenía todo, pero estaba completamente sola.

Todo lo que la rodeaba, la servidumbre, las camareras, gatos, perros y pájaros e incluso las flores, todo, no eran más que reflejos de un espejo. Porque resulta que la princesa Momo tenía un espejo mágico grande, redondo y de la más pura plata. Lo enviaba cada día y cada noche por todo el mundo. Y el gran espejo flotaba sobre países y mares, sobre ciudades y campos. La gente que lo veía no se sorprendía, sino que decía: “Es la luna”

Y cada vez que el espejo volvía, ponía delante de la princesa todos los reflejos que había recogido durante su viaje. Los había bonitos y feos, interesantes y aburridos, según como salía. La princesa escogía los que le gustaban, mientras que los otros los tiraba simplemente a un arroyo. Y los reflejos liberados volvían a sus dueños, a través del agua, mucho más de prisa de lo que te imaginas. A eso se debe que veas tu propia imagen reflejada cuando te inclinas sobre un pozo o un charco de agua.

A todo esto he olvidado decir que la princesa Momo era inmortal. Porque nunca se había mirado a sí misma en el espejo mágico. Porque quien veía en él su propia imagen, se volvía, por ello, mortal. Eso lo sabía muy bien la princesa Momo, y por lo tanto no lo hacía. De ese modo vivía con todas sus imágenes, jugaba con ellas y estaba bastante contenta. Pero un día, el espejo mágico le trajo una imagen que le interesó más que todas las otras. Era la imagen de un joven príncipe. Cuando lo hubo visto le entró tal nostalgia, que quería llegar hasta él como fuera. Pero, ¿cómo? No sabía dónde vivía, ni quién era, no sabía ni siquiera cómo se llamaba. Sigue leyendo

Anuncios

DECALOGO DEL EDUCADOR

1. El Educador es una persona con motivaciones claras y profundas, con vocación de servicio, capaz de insertarse en un medio determinado y establecer contacto y relaciones de confianza.

2. Cree en la persona, en su capacidad, y que ésta será capaz siempre de mejorar su situación si se le hace protagonista, desde un principio, de su propia promoción sociocultural.

3. El Educador debe partir primero de los propios recursos de la persona a la que desea ayudar y luego agotar todas las ayudas a las que tenga derecho. Si se cometiesen injusticias debe denunciarlas.

4. La acción del Educador debe tender a que la persona sea más autónoma y aceptada.

5. El Educador trabaja desde la cercanía y el acompañamiento.

6. El Educador es una persona con ansias de formación, reflexionando sobre la práctica y reinventando estrategias que redunden en la eficacia de su trabajo.

7. El Educador se coordina con el Equipo, así como con otros animadores, agentes sociales y recursos existentes en la comunidad.

8. El Educador es una persona tolerante, respetuosa, sociable, imparcial, comprometida, disponible, con sentido del humor y capacidad para reconocer sus defectos y emociones.

9. El Educador realiza un trabajo individualizado aún dentro del grupo.

10. El Educador, por respeto, sabe guardar en secreto todas las confidencialidades.

Manetes Bones

El mundo hecho por tus manos. DIY, manualidades, decoración, bricolaje, lámparas, trapillo, lana, bolsos, fofuchas...

bajohistoria

De bajos y bajistas...

IDK-blog

"En tiempos de cambio, quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe" (Eric Hoffer)

equilikua

Recursos para el ocio y tiempo libre

Es's Blog

Just another WordPress.com weblog

buscando a frodo

El cambio es lo único permanente y la incerteza la única certeza | Zygmunt Bauman

Mariposarevoltosa

Huellas de mi paso por esta tierra

CAMINANTE NO HAY CAMINO

Un blog escrito por Juan Morata.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.