Otro refrán curioso, a buenas horas mangas verdes, se remonta a los años de los Reyes católicos, concretamente a 1476, cuando Isabel La Católica fundó La Santa Hermandad que al más puro estilo CSI se dedicaba a investigar los crímenes del momento.

Los integrantes de estos pioneros del cuerpo policial tenían un uniforme que constaba de: Chaleco de piel sin mangas que llegaba hasta la cintura que evidentemente mostraba las mangas de la camisa que llevaban debajo que como podréis imaginar es de color verde.

En sus inicios La Santa Hermandad fue muy eficaz, pero según fue pasando el tiempo perdieron esta cualidad hasta sustituirla por la impuntualidad, llegando a todos los incidentes tardes y siendo incapaces de poder solucionarlos. Por ello se popularizó este dicho, identificando a los elementos de la Santa Hermandad como “mangas verdes”.

Anuncios