El origen de la representación como pájaro de estas estrellas es griego. Se cree que la figura original de la tradición mesopotámica había llevado el nombre de Urakhga, prototipo del árabe Rukh, más conocido en occidente como el gran “Roc”, un personaje de ficción inspirado en los mercaderes de Bagdad, del cuento de Simbad el Marino, contenido en las Mil y Una Noches.

En su segundo viaje, Simbad encontró un huevo de roc cuyo diámetro era de 50 pasos. Cuando el roc padre llegó al lugar donde se hallaba el huevo, Simbad se agarró de sus garras y el pájaro lo transportó volando hasta el valle de los diamantes, desde donde pudo volver a casa con un gran tesoro como botín.

Existen diferentes mitos griegos que hablan de hombres jóvenes convertidos en cisnes. Sin embargo, la historia más conocida y destacable es la de Leda, esposa del rey Tíndaro. Leda compartía su lecho con Zeus, quien había adoptado la forma de un cisne para sus encuentros amorosos; como consecuencia, Leda gestó dos huevos. Del primero nació Elena de Troya y del segundo nacieron los Dioscuros (“hijos de dios”) Cástor y Polideuco Pólux. Ambas estrellas de la constelación de Gemini.

Cygnus cubre una zona del cielo muy grande y está comprendida si se observa el gráfico en una zona cuadrada. Se trata de una constelación boreal que cruza el paralelo +40º observable durante los meses de primavera, verano y parte del otoño en el hemisferio norte y en el austral durante el invierno muy bajo sobre el horizonte.  Limita al norte con Cepheus y Draco, al este con Lyra, al sur con Vulpecula y Pegasus y al oeste con Lacerta. Además cruza el ecuador de la Vía Láctea por lo que se trata de una riquísima en estrellas brillantes, cúmulos estelares estrellas variables y nebulosas bellísimas, además de aglomeraciones de novae y supernovae.  Se caracteriza por su forma de cruz denominándose a veces, cruz del norte, destancando su estrella más brillante Deneb, blanca y supergigante