Los malabares son algo que siempre me ha intrigado y que me encantaría aprender, hay me he puesto a buscar cosillas y he encontrado unos pequeños consejos para empezar a practicar este arte.

 

Para empezar sobre todo si estamos trabajando con chavales muy pequeños es recomendable empezar con una bola y luego dos. También es aconsejable comenzar con pañuelos o gasas porque tienen un movimiento más lento y nos permite fijarnos mucho mejor en las figuras a realizar. En este caso los pañuelos deben cogerse siempre por arriba desde el centro dejando caer las puntas hacia abajo…

Vamos a comenzar realizando unos ejercicios que nos permitan adquirir cierta soltura con las bolas. Para luego poder ir aprendiendo nuevas figuras.

Empezamos con 1 Bola

El primer paso es familiarizarse con el tamaño y el peso de las bolas. Para ello lo más fácil es “jugar con ella”; la tiramos hacia arriba y la cogemos, probamos distintas alturas, cogiéndola sin mirar, pasándola de una a otra mano, mirando a un punto fijo, leyendo un cartel o viendo la tele… todos estos ejercicios nos sirven para ir cogiendo un poco de destreza que luego vamos a necesitar.


Con 2 B
olas

Comenzamos a probar nuestra coordinación con dos bolas, un primer movimiento será realizar lanzamientos con las dos bolas de forma simultánea una en cada mano. Primero podemos lanzar las dos bolas de manera simultánea, y después probarlo de forma alternativa. En ocasiones observamos como lanzamos una bola más alta que otra, eso es algo que debemos de evitar intentando lanzar con la misma fuerza en ambas manos. Una vez realizado esto, podemos practicar utilizando las dos bolas en una misma mano. Para ello moveremos las bolas formando dos columnas paralelas o bien realizando círculos en una mano. Es muy importante practicar y coger dominio con ambas manos.